622765385
ENVIOS GRATIS A PARTIR DE 50€

¿Qué es el FPS: Factor de protección solar?

El FPS o factor de protección solar es la relación entre el tiempo necesario para la aparición de enrojecimiento en la piel usando un protección solar y el tiempo necesario para genera el mismo enrojecimiento cutáneo sin protector solar. Por lo que esté FPS sólo nos habla de la protección frente los rayos UVB que son el 3% de la radiacción UV solar, ya que son los que causan el enrojecimiento cutáneo.

Por esta razón, algunos autores sugieren el cambio de siglas por factor de protección eritemático, para indicar que sólo hace referencia al eritema producido por los UVB.

Además, debemos tener en cuenta que el FPS es un valor orientativo, dado que los métidos de determinación del mismo establecen una cantidad de producto aplicado, 2 mg/cm2, que es muy superior a la real. También hay que tener en cuenta la pérdida de producto protector por sudoración, evaporación, rozamiento…

Por lo que autores sugieren que la determinación se haga con cantidades más realista de producto 0,5 mg/cm2.

Métodos de determinación UVA

Los rayos UVA ya sabemos que son el 97% de los rayos UV solares y que atraviesan la epidermis produciendo melanomas, envejecimiento cutáneo y manchas. Sería interesante poder determinar el FPS frente a los UVA para saber si realmente estamos protegidos, ¿verdad?

Pues bien, NO EXISTE ningún calculo estandarizado in vivo. La medición frente a UVA es más compleja que frente a UVB porque no existe respuesta biológica de la piel que permita cuantificar los efectos de la radiación UVA, además se necesitan tiempos de exposición mayores que para los UVB y con el uso de agentes fotosensibilizantes los FPS obtenidos para UVA pierden fiabilidad. En las evaluación en sujetos no fotosensibilizados se emplean como respuestas biológicas seleccionadas: el oscurecimiento inmediato del pigmento, el oscurecimiento persistente del pigmento, el eritema inducido por UVA o el bronceado o verdadera melanogénesis.

FACTORES QUE INFLUYEN EL FPS

La capacidad protectora o filtrante de los preparados solares dependerá de varios factores: la asociación de los filtros utilizados, su fotoestabilidad, su compatibilidad con los excipientes y sus propiedades de lipo/hidrosolubilidad.

  1. Asociación de filtros: Al asociar distintos tipos de filtros solares (protectores) mejora la eficacia (protección frente a más tipos de rayos solares) como la seguridad, pues se utiliza menor concentración de un tipo de filtro, reduciendo la fotosensibilidad al fotoprotector.
  2. Fotoestabilidad: que sean compuestos estables es muy importante para asegurar la efectividad protectora del producto.
  3. Solubilidad: se suelen emplear filtros lipo e hidrosolubles para que estén presentes en ambas fases de la emulsión. Así se mejora la eficacia del producto, por lo que se usa para dar alta protección al producto.
  4. Excipientes: influyen en la distribución de los filtros, en su penetración y en el tipo de preparado, por lo que influye en el factor de protección solar. El excipiente se debe elegir una vez determinados los filtros solares a utilizar, de manera que se los filtros se incorporen fácilmente, sea compatible con la piel y presente buena remanencia.

Entradas Relacionadas

Dejar un comentario

Debes estar logueado para dejar un comentario.